EQUIPAMIENTO

El área central concentraba un área de espacios públicos reconocidos tales, como el parque central, parque de las piedrecitas, parques barriales como el de San Antonio, Santo Domingo, San Sebastián.

 

Contaba con una red de mercados y pulperías barriales para su abastecimiento y eran el último boom los supermercados destacando el de La Colonia.

 

Se distinguían a nivel de los diversos barrios centros escolares que brindaban educación prescolar, primaria y secundaria, así mismo centros de proyección educativa nacional, como el caso del Instituto Central Ramírez Goyena.

 

Salud

En la víspera del terremoto, Managua superaba los 400 mil habitantes, y en ella se concentraban los principales hospitales y centros especializados del país. Esta condición agravaría más la tragedia del terremoto dando que al colapsar el sistema, por la destrucción de su infraestructura, se tuvo que improvisar sistemas provisionales de atención, con el fin de atender a los heridos del terremoto y a los pacientes del interior del país.

 

La ciudad contaba con 455 médicos, 5 hospitales, entre públicos y privados, con 2130 camas;  26 salas de operaciones, 4 clínicas, 3 policlínicas del seguro social, 1 hospital psiquiátrico con 467 camas. El hospital El Retiro, terminado de construir a principios de la década del 60, era el más grande y moderno del país, contando con 858 camas. A raíz de la tragedia y con el edificio colapsado, el Dr. Carlos Jirón médico de esa dependencia, organizó en los patios un hospital de campaña.

 

El Hospital del INSS, albergaba con 415 camas y el Hospital Militar 145 camas; el Hospital Bautista 80 camas; el Hospital San Lázaro 90 camas. Todos estos hospitales quedaron dañados en un 90% de su capacidad. El edificio del hospital Vélez Paiz sufrió daños de consideración y en el área aledañas, se improvisó un hospital de socorro y atención general, de igual manera se hizo en el Bautista y el Militar.

 

Los centros hospitalarios más cercanos a Managua eran el Hospital General de Masaya, a 28 km, con una capacidad de 152 camas; Granada a 45km con  339 camas; Diriamba a 36 km con 63 camas; Jinotepe 40 km con 95 camas y León 90 km. con dos hospitales y 525 camas aproximadamente. Durante la emergencia, estos hospitales ayudaron a atender heridos provenientes de Managua. 

 

Otra ayuda valiosa en materia de salud y sanidad durante la emergencia, fue los provenientes de países solidarios, los cuales enviaron brigadas y se instalaron en distintos puntos de la ciudad y en departamentos aledaños. Recién ocurrida la tragedia, en plena madrugada se hicieron presente de manera expedita, contingentes de la cruz Roja de Costa Rica y El Salvador. Al medio día de ese fatídico 23 de diciembre, arribó al país, un hospital ortopédico de campaña de 24 camas, enviado por el ejército de EEUU proveniente de las bases de Panamá.  También es importante destacar la llegada de equipos médicos de Francia, Cuba, Chile, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Guatemala.

 

Durante el período crítico de la emergencia se logró atender al 90% de la población damnificada. El pánico colectivo, y la anarquía propia de una catástrofe de grandes magnitudes, y la falta de planes de prevención y/o mitigación de desastres, hicieron que el índice de fallecidos aumentara.